Últimas Publicaciones

Investigación

Un neurólogo nos propuso hacer un estudio de investigación y a mí, como director de Neuropsicología, me pareció adecuado. El proyecto consistía en, una los resultados que una determinada técnica provocaba en los pacientes. Por ello se harían evaluaciones pre y post, con diferentes ventanas. Encargué el trabajo una vez que lo planifiqué a una persona que hacía nuestro máster -con más pena que gloria-. El resultado fue que esta persona se fue [y todos respiramos] y esta investigación pasó primero a dos personas, a las que volví a quitar la investitación, esta vez por error mío aunque marcado porque no supieron decirme lo que querían decirme sobre la persona que comenzó la investigación, dejándola en manos de otras personas. Una vez que éstas se pusieron el número de errores fue tan grande [exploraciones fuera de fecha, datos no rellenos, pruebas no pasadas, otras pasadas a medias y un larguísimo etc.] que hubo que sentarse a quitar todos esos datos, ya que eran falsos y no estaban bien recogidos. Así se comunicó, con PRUEBAS [que es como hay que comunicar las cosas], al neurólogo investigador principal. Éste se sorprendió lo mismo que nosotros no lo estábamos [conocemos a la persona que hizo eso]. Así que tuvimos que quitar esos datos que estaban falseados y seguir adelante, con una recogida seria de los datos. Ahora, sin duda, todo va excelente. Sin embargo, ¿saben qué? Se lo contaré…

Dado que a esta persona se le cogió, una vez más, en esa gran mentira [y esta no es de las grandes], ella hizo algo que es muy típico de un tipo de personalidad: proyectó. Me enteré ayer, por parte de una médico de familia, de cómo ella decía que iba a hacer una “auditoría” a los datos de investigación para que no se publicaran y de cómo nosotros -bueno, yo, que siempre el odio es conmigo: qué pena- habíamos falseado datos. Da pena, pero también da risa. Yo, como comprenderán, he dormido estupendamente. Pero dos cosas:

  • La investigación siempre debe ir de la mano de la persona que la hace. Si esta persona es una mala persona, nada saldrá bien.
  • Cuidado con los investigadores que hacen de su capa un sayo y de su tamaño una tapadera [¿o era un recipiente?].

Sabed con quién os jugáis los cuartos en las investigaciones. No déis un paso -no lo déis- si no son personas buenas. P

Atención Temprana

La Consejería de Salud terminó ya los diferentes procesos asistenciales de Atención Temprana, con un magnífico trabajo de empuje, coordinación, creación y un largo etcétera por parte de Antonio Pons, pediatra y amigo. Antonio es de esas personas que uno tiene que conocer en la vida para darse cuenta de cuánto le queda a uno por recorrer en el terreno personal y profesional. Aquí os dejo la imagen del de DISCAPACIDAD INTELECTUAL, en el que el Programa de Neuropsicología Clínica participó activamente como revisores externos. En breve podréis descargarlo seguro de internet. Una vez más, el Programa de Neuropsicología está donde debe estar. Un abrazote. P

Artículo sobre Inteligencia

En el Programa de Neuropsicología colaboramos con Javier Tirapu y Alberto Molina en temas, entre otros, sobre la inteligencia y las funciones ejecutivas. Prueba de ello es el primer artículo publicado [descargar aquí de forma gratuita]. El segundo estamos en vías de publicación, ya que está terminado. Joaquín Ibáñez, el autor principal, hizo un magnífico trabajo. Esperemos que lo publiquen en breve. Un abrazo. P

Nuevo blog [y no será el último]

Desde hace un tiempo me encuentro bien [como siempre], bien [como siempre], muy bien [como siempre]. Son cuestiones que no vienen al caso -al menos en este blog- pero sí me hacen retomar ciertas sendas de la vida que había abandonado. Ahora todo es mejor. Mejor que siempre, que ya era bueno.

Los últimos dos años no fueron buenos, pero ahora la vida se está encauzando. Fruto de ello es CRAPPY BRAIN. Siempre quise escribir sólo sobre el cerebro y creo que ha llegado la oportunidad de hacerlo. Aquí escribiré -escribiremos- sobre aspectos muy diferentes pero todos ellos relacionados con el cerebro.

Os animo a caminar conmigo. Un saludo. P