Trastorno Disejecutivo del Desarrollo. Una entidad estructurada

Hace mucho tiempo que vengo escribiendo sobre los cuadros que denomino TRASTORNO DISEJECUTIVO DEL DESARROLLO y que he comentado siempre en reuniones científica y, hace nada, en el Congreso de Neuropsicología y Neuropediatría celebrado hace unos días en Montevideo. En la actualidad nos encontramos recopilando la información de los cuadros clínicos que hemos ido viendo en consulta en estos años y que hemos dado en llamar Trastorno Disejecutivo del Desarrollo.

También he escrito sobre el diagnóstico neurocognitivo en múltiples ocasiones en este blog. Hay que distinguir entre un cuadro síndromico y un cuadro nivel trastorno/enfermedad. El primero tan sólo lo forman síntomas y signos y el segundo lo forman muchas más variables: inicio, evolución, pruebas complementarias, etc. Por ello, si indico que alguien tiene un Síndrome de Gerstmann la pregunta es por qué lo tiene. Sin embargo, si digo que tiene un Trastorno de Asperger nadie preguntaría el porqué, dado que una de las características del cuadro así denominado es que sea idiopático, como lo es el TDAH, DAMP, TANV, etc.

En la conferencia que impartí sobre el TRASTORNO DISEJECUTIVO DEL DESARROLLO hablaba de las características que tienen que tener los que yo llamo TRASTORNOS NEUROCOGNITIVOS DEL DESARROLLO. A saber:

  1. No son cuadros sindrómicos sino trastornos.
  2. Son primarios, idiopáticos. No pueden ser “secundarios”.
  3. Tienen alteraciones esenciales-principales que hacen que los clasifiquemos así [como la alteración inhibitoria en el TDAH o la inhibitoria-práxica en el DAMP].
  4. No tienen otras alteraciones concomitantes esenciales [pueden tener déficit no esenciales].
  5. No presentan comorbilidades. Así, un Trastorno de Asperger no es COMÓRBIDO de un TDAH sino que presenta sintomatología o, como mucho, un síndrome tipo DAH.
  6. Se basan, para su diagnóstico, en varias variables: inicio, evolución, signos, síntomas, pruebas, etc.

Son cuadro que pueden ser unidominio [es decir, afectación de un sólo dominio cognitivo, como lo es el TEL] o bien multidominio [como lo es el DAMP o el TANV]. Mi opinión es que la DSM y la CIE deben dejar ya de clasificar los cuadros neurocognitivos del desarrollo, es decir, que son manuales a los que no hay que prestar atención en este sentido al no estar estructurados por neurólogos, neuropediatras y neuropsicólogos. De la psicopatología ni hablo por no tener conocimiento.

Durante años vi niños/as que tenían una sintomatología parecida. Venían a consulta sobre los 9-12. Siempre contaban lo mismo: dificultad para captar las cosas, planificar, organizarse, conceptos temporales, mayor inocencia que otros, mayor infantilidad, etc. Algunos de ellos estaban diagnosticados previamente [bajo mi punto de vista mal diagnosticados] de TDAH. Esto me llevó a desarrollar, basándonos en la CHEXI, la Escala FEX, que posteriormente completamos con toda una batería que hubo que rehacer por tener muchos planteamientos que no eran del todo adecuados para una correcta exploración. Esta batería está, en la actualidad, en fase de baremación-normalización y será publicada en diciembre-enero de 2019 como comentamos en la web de ineuro®.

El cuadro clínico tiene unos criterios que hemos puliendo a lo largo del tiempo. Iniciaremos una investigación sobre bases genéticas y de neurofisiología cognitiva en 2019 y podremos presentar nuevos datos. Por ahora es lo que tenemos.

En ESTE ENLACE podrán encontrar mi conferencia de agosto de 2018 impartida en Montevideo.

Buenas noches!!!!

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Un comentario »

 
 

Deja un comentario