La formación en Neuropsicología

La Neuropsicología es una especialidad clínica de la Psicología [aunque profesionales como Lezak dicen que los neurólogos también pueden ser neuropsicólogos] que es compleja de adquirir y que no tiene una regulación legal ni profesional. He visto a psicólogos que se llaman a sí mismo neuropsicólogos tras terminar un máster y haber hecho 150 horas de práctica clínica en un centro de Neurorrehabilitación. También he visto psicólogos de 6 años de experiencia clínica en el ámbito que se siguen llamando a sí mismo psicólogos en formación de Neuropsicología porque no tienen “suficiente experiencia clínica”. He visto de todo, la verdad. Y con lo que he visto tengo una idea de lo que se debe hacer para hacer la especialidad de Neuropsicología. Como todo, no hay que decirlo, es mi opinión, al igual que otros tendrán la suya.

Un psicólogo que quiera llegar a ser neuropsicólogo tendría que:

  • ser psicólogo clínico o psicólogo general sanitario [por normativa española];
  • formarse en un hospital de tercer nivel y en el Servicio de Neurología;
  • haciendo rotatorios por servicios de Neurofisiología, Neuropediatría, Salud Mental, Neurocirugía, Neurorradiología y Medicina Nuclear;
  • haciendo rotatorios por servicios de tratamiento, esto es, por centros que den tratamientos de Neurorrehabilitación Cognitiva, Neurohabilitación Cognitiva o Neuroestimulación Cognitiva, que suelen estar ubicados fuera de centros sanitarios de la función pública;
  • hacer exámenes al menos semestrales de los objetivos científicos y competencias a adquirir [no se trata de saber teoría: eso no es la clínica; se trata de saber cómo tratar a un paciente, cómo hacer una anamnesis, un diagnóstico, explorar, plantear un tratamiento, ejecutarlo, ética clínica, etc.];
  • tener tutores que vayan monitorizando la formación;
  • tener una tipología tan amplia de pacientes como alteraciones neurocognitivas haya;
  • conocer y aprender las técnicas principales de neuroimagen y neurofisiología;
  • aprender la esencia de la Neurocirugía en lo que nos compete: mapeo y otras cuestiones;
  • conocimiento de los instrumentos que utilizamos;
  • y un larguísimo etcétera que sería imposible delimitar.

Lo esencial es que el psicólogo se forme desde la clínica y en la clínica. Y eso requiere mucho tiempo y mucho esfuerzo. Quizá el mejor modelo sería el PIR, esto es, una formación reglada de 4 años y remunerada por el estado, lo que llevaría a tener Unidades de Neuropsicología en Servicios de Neurología o bien que sean transversales, tanto hospitalarias como ambulatorias. Algunos dicen que hay que montar un NIR, pero es absurdo. El MIR es único para todos los médicos. La cuestión es aprobarlo y, después, elegir la especialidad. En nuestro caso sería igual: se hace la oposición, se aprueba, y eliges especialidad: Psicología Clínica o Neuropsicología. ¿Está España preparada? ¿Están las entidades científicas preparadas? Esto sólo es posible si los neuropsicólogos hablamos. Si los que intentan “colocar su idea” son académicos o investigadores estaremos abocados al fracaso más estrepitoso [¿os imagináis a un médico que cuando terminó la carrera se puso a investigar decidir sobre cómo debe ser la formación de un médico para ser neurólogo? Pues no.] y la Neuropsicología seguirá unos derroteros que no ayudarán a los pacientes ni, por supuesto, a los profesionales con los que nos relacionamos.

Formarse en Neuropsicología es algo muy serio y ningún máster en España [ni los de Barcelona que dan tantas y tantas horas de formación durante dos años] da 4 años de formación clínica en la que se aborda todo a todos los niveles. Esto tiene que cambiar. Mi equipo y yo ya lo estamos haciendo y proponiendo ideas que llevaremos a cabo en los próximos dos años. ¿Tiene que elegir un máster? Sepa que:

  • tendrá que tener una formación de muchos temas teóricos,
  • con al menos 10 o más módulos presenciales en forma de talleres prácticos;
  • con práctica clínica [aunque sea de pocas horas];
  • y sí: impartido por neuropsicólogos [esto es, por clínicos].

Y cuando usted termine ese máster que sepa que el único pensamiento que podrá tener es algo así como “creo que estoy en los primeros 5 kms de esta marathon, pero los he recorrido bien y ahora me queda lo mejor”.

Mucho ánimo con todo. Mucho ánimo y fuera porque los necesitará.

P

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Un comentario »

 
  • Jesús dice:

    Completamente de acuerdo en la necesidad de que esa formación sea vía residencia para asegurar que se lleve a cabo fuera del negocio de las universidades, en contacto con pacientes y con estatus de facultativo especialista en el sistema nacional de salud.

    Todo mi apoyo y admiración a la gente que estáis luchando en esta dirección

    Un abrazo!

 

Deja un comentario