Últimas Publicaciones

Dismnesia del Desarrollo

La segunda conferencia que impartí en Montevideo, de mano de la anterior, fue sobre DISMNESIA DEL DESARROLLO donde mis conclusiones fueron las siguientes:

  • La dismnesia del desarrollo “no existe” [en el sentido del poco peso de datos científicos].
  • Documentación de trastornos del desarrollo de la memoria siempre en relación con causas conocidas lesionales o genéticas.
  • Afectación principal de sistemas hipocampales en dichos estudios.
  • Causa clásicamente hipóxica perinatal.
  • Trastorno del Desarrollo de la Memoria como diagnóstico secundario.
  • Especificación siempre del diagnóstico primario.

Aquí tenéis EL ENLACE con la conferencia. Abrazos!!!

Trastorno Disejecutivo del Desarrollo. Una entidad estructurada

Hace mucho tiempo que vengo escribiendo sobre los cuadros que denomino TRASTORNO DISEJECUTIVO DEL DESARROLLO y que he comentado siempre en reuniones científica y, hace nada, en el Congreso de Neuropsicología y Neuropediatría celebrado hace unos días en Montevideo. En la actualidad nos encontramos recopilando la información de los cuadros clínicos que hemos ido viendo en consulta en estos años y que hemos dado en llamar Trastorno Disejecutivo del Desarrollo.

También he escrito sobre el diagnóstico neurocognitivo en múltiples ocasiones en este blog. Hay que distinguir entre un cuadro síndromico y un cuadro nivel trastorno/enfermedad. El primero tan sólo lo forman síntomas y signos y el segundo lo forman muchas más variables: inicio, evolución, pruebas complementarias, etc. Por ello, si indico que alguien tiene un Síndrome de Gerstmann la pregunta es por qué lo tiene. Sin embargo, si digo que tiene un Trastorno de Asperger nadie preguntaría el porqué, dado que una de las características del cuadro así denominado es que sea idiopático, como lo es el TDAH, DAMP, TANV, etc.

En la conferencia que impartí sobre el TRASTORNO DISEJECUTIVO DEL DESARROLLO hablaba de las características que tienen que tener los que yo llamo TRASTORNOS NEUROCOGNITIVOS DEL DESARROLLO. A saber:

  1. No son cuadros sindrómicos sino trastornos.
  2. Son primarios, idiopáticos. No pueden ser “secundarios”.
  3. Tienen alteraciones esenciales-principales que hacen que los clasifiquemos así [como la alteración inhibitoria en el TDAH o la inhibitoria-práxica en el DAMP].
  4. No tienen otras alteraciones concomitantes esenciales [pueden tener déficit no esenciales].
  5. No presentan comorbilidades. Así, un Trastorno de Asperger no es COMÓRBIDO de un TDAH sino que presenta sintomatología o, como mucho, un síndrome tipo DAH.
  6. Se basan, para su diagnóstico, en varias variables: inicio, evolución, signos, síntomas, pruebas, etc.

Son cuadro que pueden ser unidominio [es decir, afectación de un sólo dominio cognitivo, como lo es el TEL] o bien multidominio [como lo es el DAMP o el TANV]. Mi opinión es que la DSM y la CIE deben dejar ya de clasificar los cuadros neurocognitivos del desarrollo, es decir, que son manuales a los que no hay que prestar atención en este sentido al no estar estructurados por neurólogos, neuropediatras y neuropsicólogos. De la psicopatología ni hablo por no tener conocimiento.

Durante años vi niños/as que tenían una sintomatología parecida. Venían a consulta sobre los 9-12. Siempre contaban lo mismo: dificultad para captar las cosas, planificar, organizarse, conceptos temporales, mayor inocencia que otros, mayor infantilidad, etc. Algunos de ellos estaban diagnosticados previamente [bajo mi punto de vista mal diagnosticados] de TDAH. Esto me llevó a desarrollar, basándonos en la CHEXI, la Escala FEX, que posteriormente completamos con toda una batería que hubo que rehacer por tener muchos planteamientos que no eran del todo adecuados para una correcta exploración. Esta batería está, en la actualidad, en fase de baremación-normalización y será publicada en diciembre-enero de 2019 como comentamos en la web de ineuro®.

El cuadro clínico tiene unos criterios que hemos puliendo a lo largo del tiempo. Iniciaremos una investigación sobre bases genéticas y de neurofisiología cognitiva en 2019 y podremos presentar nuevos datos. Por ahora es lo que tenemos.

En ESTE ENLACE podrán encontrar mi conferencia de agosto de 2018 impartida en Montevideo.

Buenas noches!!!!

A mis queridos/as fisioterapeutas

Es curioso [por decir algo] el revuelo que se ha formado en Twitter con los fisioterapeutas a raíz de que dije que los diagnósticos de psicólogos, fisioterapeutas, logopedas, son secundarios y que el diagnóstico primario es el médico. A partir de ahí algunos/as han considerado que yo he dicho que “hay profesionales de primera y de segunda” [p. ej., @fisioterapeuTO] u otras cuestiones como que “el médico tiene que prescribir antes” [p. ej., @AlFisio13]. Me gusta decir lo que quiero decir y saber que es mi opinión y entiendo que la de otros/as es diferente [o no] a la mía.

Mis opiniones son:

1. Cualquier signo/síntoma debe ser consultado con el médico especialista correspondiente. Esto significa que si una persona tiene un cuadro de pérdida de fuerza, con parestesias, etc., acudirá a ser visto por el neurólogo [p. ej.] para llegar a un tema importantísmo: el diagnóstico principal, es decir, el diagnóstico etiológico más preciso. Pongo tres ejemplos de los miles que podría poner. Paciente con dolor intercostal que acude a un fisioterapeuta que le explora, le indica lo que opina y comienza tratamiento. Al cabo de 4 semanas el dolor no cede y incluso se incrementa. El paciente acude a Urgencias muy agobiado. Diagnóstico: Ca. de pulmón con metástasis óseas. Segundo ejemplo: niño con cuadro de leve hipotonía con dificultades motoras que acude a fisioterapeuta con 1 año y 4 meses. El fisioterapeuta le dice que como nació prematuro estas cosas pasan y que van a trabajar para activación, etc. Dos meses más tarde va a un neuropediatra privado [la madre angustiada acude por su cuenta] y le dice que probablemente sea una AME tipo 2. Pide estudio genético específico. Se confirma. Tercer ejemplo. Niño con dificultades atencionales que acude al psicólogo. Le dice que tiene un TDA e inicia abordaje. Al cabo de 6 meses está peor del déficit atencional y tiene conductas “peculiares”. Pide segunda opinión a neuropsicólogo que, nada más verlo, indica IC inmediata a Neuropediatría. Diagnóstico: glioblastoma.

2. Los psicólogos, fisioterapeutas, logopedas, tenemos nuestras actuaciones específicas con nuestros diagnósticos específicos y NADIE tiene que prescribir que vayan los pacientes. Lo correcto es que cualquiera de nosotros [incluído el médico] indique que consulte con determinados profesionales. Por ejemplo… Si un neurólogo trata a un paciente con un ictus que tiene alteración motora, cognitiva, etc., indicará que consulte con un equipo de Neurorrehabilitación donde fisioterapeutas, TO, logos, neuropsicólogos, atenderán al paciente para hacer las labores oportunas. Igual que un médico rehabilitador NO PRESCRIBE fisioterapia o neuropsicología o logopedia o terapia ocupacional sino que hace su labor y DERIVA a otros profesionales para que hagan su labor profesional. En este tuit que puse lo dije claro:

3. No existen profesionales de primera o de segunda o de tercera. Eso sólo existe en los cerebros de determinados/as idiotas [de diagnóstico]. Lo que existe es la mejor manera de ayudar al ser humano. Y flaco favor le hacemos a los seres humanos con problemas respiratorios, motores, etc., si no ven primero a su médico especialista correspondiente. Por ejemplo, leí que una persona en Twitter decía que los pacientes con problemas respiratorios en Francia pasaban primero por el fisioterapeuta. Sin comentarios. Espero que eso no sea cierto, porque si es así…

4. Cualquier paciente puede ir a cualquier profesional. Pero está en el profesional el informar correctamente de los pasos que debe seguir desde la buena praxis y la ética.

5. Los profesionales colaboramos entre nosotros AL MISMO NIVEL y con NUESTRAS DIFERENTES COMPETENCIAS para el bien del paciente. Si esto no es así por problemas emocionales, frustraciones, megalomanías, etc., flaco favor hacemos al paciente.

Y listos. Estas son mis opiniones y, obviamente, entiendo que no es la verdad sino una opinión. Quería dejarla clara.

Abrazos y hasta otra. Pablo

A familias y pacientes con trastornos neurológicos

Tras varias consultas con pacientes que he tenido en estas semanas, decido escribir este post dedicado a familias y pacientes con enfermedades neurológicas. Obviamente considero que el TEA, TDAH, TEL, etc., son trastornos neurológicos y, por tanto, deben ir a Neuropediatría. Estas son recomendaciones como neuropsicólogo y como padre. A saber:

  1. Al primer profesional que debéis visitar cuando sospechéis que algo ocurre en el neurodesarrollo es al neuropediatra. Si un niño se despista; si tu hija tiene dificultades para captar las cosas y es torpe de movimientos; si tu hijo tiene hiperactividad, dificultades de planificación, etc., vuestro médico especialista es el neuropediatra. El psiquiatra no es al que debéis ir. El psiquiatra lleva otras cuestiones. Esto ni es menos ni más: es la competencia científica.
  2. Si un profesional no os dedica tiempo o diagnostica a vuestro tras una “charlita” o una “escala” que tú mismo puntúas, huye.
  3. Tras ver a un/a neuropediatra o a un neurólogo, acude a un equipo de atención al neurodesarrollo/neurorrehabilitación. Si tu padre tiene un ictus, tu amiga una EM, tu hijo o tu sobrino un posible TDAH, etc., acude a un centro que tenga neuropsicólogos, neurologopedas, neuroterapeutas ocupacionales, neurofisioterapeutas. No “repartas” a tu hijo entre varios profesionales.
  4. Si un profesional que ve a tu hijo/a, hermano/a, etc., habla mal de otro profesional, huye. No te quedes en lo no ético y en lo inhumano.
  5. Si un profesional que ve a tu hijo/a, hermano/a, etc., te quiere derivar a un sitio concreto aun a pesar de estar en un sitio en el que te están tratando estupendamente, huye. No te quedes en lo no ético y en lo inhumano.
  6. Si un profesional que ve a tu hijo/a, hermano/a, etc., no te da informes o te los da “a mano” y en dos líneas, huye. Tú no te mereces eso.
  7. Si te meten en un abordaje junto con otras personas, es decir, hay un profesional con varios pacientes a la vez, ni ese/a es un profesional ni eso es un tratamiento. Huye. Pero huye rápidamente.
  8. Si no te dejan ver qué ocurre y, como me dicen a mí, “te cierran las pruebas y no sé qué ocurre dentro”, huye si no has huido ya.
  9. Si el coste de la sesión de abordaje es de más de 32 euros, huye. Si no te dan opciones para poder bajar lo que se necesite el coste para poder proporcionar algo básico, la salud, huye.
  10. Si quien te ve parece dios y no sabe trabajar en grupo, huye.
  11. Si tu hijo/a, hermano/a, etc., no mejora, cambia de centro en un tiempo prudencial.
  12. Si tienes que “entrar por el aro” cuando no quieres, huye.

EN RESUMEN: huye!!!!!!!

Ni tus familiares ni tú se merecen que se les trate mal, que no sean tratados con la dignidad que cualquier ser humano se merece.

No sigas perseverando en el error. Huye.

Pablo